Los Carmelitas nos reunimos los días 2 y 3 de marzo, dos meses después de la asamblea anual del comisariado, en nuestra casa madre, “San Antonio” en Miraflores, para poder actualizar y proyectar el plan estratégico de nuestra Orden en el Perú. Gracias a la guía del Sr. Miguel Ángel Chévez (de nacionalidad salvadoreña), hemos podido renovar la MISIÓN y VISIÓN, a cinco años; basándonos en las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas (análisis FODA).

En este plan estratégico se estableció, el realizar tareas que no solo son para nosotros los frailes, sino que se ha visto la importancia de reinvolucrar a toda la Familia Carmelita: Monjas, Terciarios, Laicos, JUCAR; es decir, a todos los que nos apoyan y tienen alguna injerencia en los ministerios donde estamos. Aclaramos que pensamos en la feligresía de nuestras parroquias, en las comunidades educativas constituidas en los tres colegios carmelitas y en el personal que convive y/o trabaja en nuestras casas.

Lo bueno de todo esto, es que hemos podido compartir y discutir nuestras opiniones de cómo queremos ver a la Orden del Carmen en el Perú. Para eso comprendemos la grandeza de detenernos y reflexionar, partiendo de la proyección de nuestra IDENTIDAD como Carmelitas, para poder reconocernos y desarrollar la ORGANIZACIÓN de nuestras vidas, comunidades y ministerios; una vez ya organizados, establecer nuestro trabajo sea donde sea. También valoramos y priorizamos el difundir una “Cultura Vocacional” que sustenta nuestro quehacer carmelita en un programa VOCACIONAL, que nos permitirá captar y acompañar a personas que sienten la necesidad de vivir un proceso de discernimiento con miras a compartir el estilo de vida del Carmelo.

Retomando los puntos antes tratados, reconocimos la importancia de la FORMACIÓN que brindaremos a los carmelitas en formación inicial y profesos que permita el desarrollo de la capacidad de autoeducarse, de autodisciplinarse y dejarse acompañar en la vida comunitaria; para que luego, esta sea continua y permanente. Igualmente, se pensó el cómo será nuestra COLABORACIÓN con el Carmelo Latinoamericano, principalmente con Bolivia y Argentina; además de la comunicación con México y El Salvador, que siendo de la misma provincia reconocemos la importancia del diálogo, el intercambio en los procesos formativos (noviciado-internado) para los jóvenes profesos. Agradecemos y esperamos continuar con nuestros hermanos Indonesios que están ya trabajando con nosotros en Perú.

Todo esto involucra a cada uno de los carmelitas y nos compromete en comunidad a ser vivo testimonio de lo establecido en el plan estratégico para poder realizar y evaluar los logros y alcances que podamos obtener.

Una buena proyección y fortalecimiento de la Orden y la familia carmelita en el Perú, es el resultado de vivir día a día en OBSEQUIO DE JESUCRISTO.

Padre Miguel BacigalupoAutor: P. Miguel Bacigalupo O.Carm