ACONTECIMIENTO HISTÓRICO EN EL PERÚ

Después de casi 135 años, la Corte Internacional  de Justicia de la Haya emitió una sentencia histórica y reivindicativa, sobre la frontera marítima entre el Perú y Chile. Este proceso iniciado por el Perú para que la Corte Internacional de Justicia resuelva el diferendo limítrofe marítimo con Chile tomó 6 años, pero resultó muy satisfactorio para el Perú.

El Perú contó con un equipo muy profesional, que acompañaron al Agente Diplomático por el Estado Peruano a ALLAN WAGNER, ellos son: Marisol Agüero – Gustavo Meza Cuadra y Juan José Ruda; ellos encabezaron y defendieron los intereses del Perú en la HAYA.

Para ello la Señorita Marisol Agüero Colunga, había recibido el encargo de traducir al español todo el expediente previo al fallo de la Haya, en lo relacionado a la parte peruana: alegatos, respuestas y demandas, pero también mapas, documentos históricos. Cada página, cada número, cada línea. Ya el caso había concluido y, por lo tanto, la señorita Marisol Agüero Colunga, la noche previa al viaje a la Haya, durante el que se presentaría la demanda del Perú, ella fue a buscar a la Parroquia Nuestra Señora del Carmen – en Miraflores, Lima – Perú, a un sacerdote y pedirle que bendiga el documento. Fue el Reverendo Padre Eduardo Rivero Cárdenas; O. Carm. Párroco actual de nuestra parroquia. El que acompañó a la diplomática Marisol al lugar designado para dicho acto.

Hace 6 años, este hecho ha marcado mucho a la historiografía peruana y a la Orden de los Carmelitas en el Perú. La diplomática agradece profundamente a la Orden de los Carmelitas por este gesto tan profundo, pero sobre todo por las palabras del Padre Eduardo Rivero, que fueron muy inspiradoras para presentar ante la Corte de la Haya un documento de tanta importancia, que hoy gracias a Dios, el Perú a recuperado un promedio de 50, 284 km² de dominio marítimo. Por otro lado hemos demostrado al mundo entero, que si es posible recurrir por la vía pacífica nuestros derechos o demandas que por justicia se han de luchar.

A la 01:00 p.m. del día miércoles 19 de febrero del presente año, la Orden de los Carmelitas invitó de manera formal a la Señorita Marisol Agüero Colunga a un almuerzo en el Convento de Miraflores, para agradecerle por su esfuerzo, por su dedicación y por su fe demostrada en todo momento. Ella recibió como muestra de nuestro cariño y gratitud el Escapulario de Nuestra Señora del Carmen. A su vez ella entregó al padre Eduardo un libro que ella misma lo ha trabajado, cuyo título es: “CONSIDERACIONES PARA LA LIMITACIÓN MARÍTIMA DEL PERÚ”. Hoy agradecemos a Dios y de manera especial a la señorita Marisol Agüero y a la Orden de los Carmelitas por acompañar al pueblo Peruano en el transcurso de su historia.

Rvdo. Padre Eduardo Rivero, O. Carm.